La montaña mágica

Nº 265 - Diciembre 2016

ENLACES DE INTERÉS

SITIOS WEB DE COLABORADORES

 

 Miguel López Hurtado

 Pintor, Escultor, Diseñador

 y Maquetador del periódico

 

 Paco López Martín

 Escritor e Inventor de

 Juegos

 

 

 Eduardo M. Ortega

 Escritor

 

 

 Isidoro Villena Villena

 Redactor

 

 Miguel Vidal

 Periodista

 

 

Gabriel Padial

 Colaborador

Desde la Casa Grande de Padul

Así fue,

así pasó

El Comentario

Eduardo

Ortega

David Ríos

A comienzos de los ochenta, la entrada en servicio del viaducto de hormigón apenas doscientos metros aguas abajo del viejo puente del siglo XIX, redujo drásticamente el tiempo empleado en atravesar aquel paraje de ensueño.

La verdad es que a mí me dio un poco igual. Cada vez que el Renault 12 amarillo de mi padre cruzaba la flamante infraestructura de hormigón, el fiel y esforzado coche tenía que aminorar la marcha un día sí y otro también a petición expresa del que suscribe esta líneas.

Pretendía así dar a mi retina el máximo de tiempo posible para disfrutar, empaparse de aquel lugar tan fascinante como sobrecogedor. Memorizar si cabe en ese recóndito lugar del pensamiento donde habitan los sueños, la amplia perspectiva que desde allí se tenía de lo que para ese niño era ya su "montaña mágica"...

Allí abajo, en las inmediaciones de la confluencia del Río Dúrcal con la rambla del mismo nombre, el paraje conocido como "Poza Pipa" marca la salida al valle de las impetuosas aguas del río.

Hasta llegar a dicho punto, la corriente discurre encajada entre profundos desfiladeros de tajos imposibles, donde la roca dolomítica apenas ha permitido ser horadada por el paso del tiempo y del agua.

Siguiendo el curso fluvial en sentido ascendente, a unos cinco kilómetros y medio del lugar donde el entrañable "Pipa" habilitaba cada verano una poza para el baño y salvando un desnivel de apenas trescientos cincuenta metros, el Barranco de los Ramblones supone el comienzo del tramo más agreste e indómito del río.

Comienza entonces a abrirse paso, rumbo hacia el oeste, entre los relieves caóticos y afilados que definen las estribaciones de las Buitreras y Los Poyos, para luego enfilar la dirección sudoeste buscando ya las escarpadas laderas de La Chaja y el borde más oriental de la Sierra del Manar, justo antes de salir al valle.

Este conjunto de sierras, lomas y cerros no solo presentan como denominador común una espectacular topografía, tan inhóspita como inaccesible. Encierran un área cuya importancia ecológica le lleva a gozar de protección en toda su vasta extensión, ya sea bajo la figura de Parque Natural o de Parque Nacional dependiendo de la zona de que se trate, y que se pone de manifiesto en una rica y variada comunidad tanto vegetal como animal.

Perteneciendo a esta última, perfectamente adaptada a la verticalidad del paisaje y en ocasiones desafiando a las propias leyes de la gravedad, la cabra montés se erige -con permiso de la majestuosa águila real- en dueña y señora del territorio.

La silueta del ejemplar de la fotografía, recortada contra el fondo gris y descarnado que conforman el Cerro de Loma Alta, Los Miradores y los Tajos de Cebón, supone el contrapunto perfecto para iluminar y colorear de vida esta escena cotidiana de montaña..., de nuestra montaña mágica.

Así comencé a llamarla ya desde mi niñez. Cuando, cada fin de semana, nuestros trayectos de ida y vuelta de Granada a Nigüelas habían de cruzar el Río Dúrcal mediante el conocido cariñosamente por los durqueños como "Puente de Piedra".

 

“Granada, talismán para España”

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel Villar, resalta que es “la ciudad donde siempre ganamos” y la bondad de su “incomparable gente”.

Luis Arnáiz Arizmendi - Director de la Revista Fútbol RFEF

“Siempre que viajamos a Granada lo hacemos con dos convencimientos constatados a lo largo de los años: el primero, que la selección absoluta encontrará un estadio propicio y ninguno mejor que Los Cármenes, en el que se sellan nuestras presencias, seis, por victorias; el segundo, que contaremos con el apoyo entusiasta de sus aficionados al fútbol y el cariño de su gente. Eso es extraordinariamente importante. No hemos estado en Granada sin razones; hemos estado porque nos lo ha pedido la Federación Andaluza de Fútbol, pero, también, porque lo hemos querido.

Vengo personalmente a Granada en ciertas ocasiones. Me gusta enormemente la ciudad. Disfruto con su historia. Saboreo su gastronomía. Me encuentro con amigos (en esta ocasión también con Vitaliano Fortunio, la cara más visible y responsable de El Valle de Lecrín, en el hotel Meliá), un italiano hace mucho tiempo afincado en España y que, me dicen, se incorporó al mundo del periodismo, hace más de 40 años desde la vieja redacción del Diario AS, sito entonces en lo que era el Paseo de Onésimo Redondo, y hace ya muchos años, la madrileñísima Cuesta de San Vicente. Esos fueron sus primeros pasos en el mundo de la información, junto a los periodistas que levantaron aquel monumento.

Cualquiera que haya pasado por Granada confirmará que todo lo que se diga de esta hermosísima ciudad se queda corto. No voy a repetirme en ese sentido. Si quiero destacar la enorme colaboración que sus autoridades y sus responsables futbolísticos han prestado siempre a la selección española, que, repito, no tiene por menos que encontrarse feliz allá donde la reciben con los brazos abiertos. Desde el primer partido que celebramos en su estadio hasta hoy, la hermandad entre la ciudad y el equipo nacional siempre han estado patentes. Estoy seguro de que continuaremos así.

Pero, insisto, Granada es mucho más que eso. Es sensibilidad, afán de superación, vega generosa como sus habitantes, sol y nieve, luz y sonido, lo que nos encontramos por todos sus rincones, lo que la hace diferente a cualquier otra. Quiero, finalmente, en este texto dirigirme a los vecinos del Valle de Lecrín y a los lectores de esta encomiable publicación para agradecerles las muestras de apoyo que recibimos y que forman parte de lo mejor del ser humano: sencillez, capacidad de esfuerzo y de trabajo, honestidad, generosidad…

Venimos a Granada a ganar deportivamente y siempre salimos ganando más allá de eso, que es más importante aún”

EL HUMOR DE ERNESTO

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24