Ciclo de Conciertos del Valle de Lecrín

 Los tres violines, la viola y el clavecín, nos trasportaron a aquellos salones de la alta nobleza española donde se interpretaban estas melodías para acompañamiento del baile de salón o para el deleite de aquella refinada nobleza y también a las capillas catedralicias que podían costear un maestro músico de renombre. Fueron estos últimos los que más contribuyeron al desarrollo de la música culta, pues estaban obligados a mantener una escolanía, (academia de música y coro infantiles).

 El título de este concierto “SONATAS IBÉRICAS DIECIOCHESCAS”, nos lo aclaró José Manuel Gil, concertino de Concerto Málaga y especialista en la historia del violín en nuestro país, al resumirnos el uso del violín en dúo o trío, como instrumento que comienza su desarrollo en este siglo acompañado por el clavecín, instrumento de uso anterior.

 Desde aquí, felicitamos y damos las gracias a estos maestros músicos por deleitarnos con músicas recuperadas por ellos de los archivos históricos españoles.

 

 

Francisco Rodríguez.

 El pasado sábado siete de abril asistimos en la recoleta sala de conciertos de la Casa de la Cultura de Nigüelas al magnífico concierto de música del siglo XVIII, ofrecido por un grupo de profesionales pertenecientes a CONCERTO MÁLAGA, orquesta residente de los conciertos veraniegos en este bello pueblo de nuestra comarca.

 

Andrés Monteagudo. I Residencia Artística José Guerrero en Lecrín

M. Eva Ruiz Ruiz - Concejala de Cultura de Lecrín

En el pueblo de Chite, entorno en el que el pintor granadino José Guerrero pasaba tiempo junto a sus abuelos Agustín y Encarnación, pueblo incluido en el Municipio de Lecrín, hoy se inaugura la exposición que tiene por título “Andrés Monteagudo. Residencia Artística José Guerrero”, en el espacio creado en homenaje al artista  José Guerrero, Calle Baja Nº 12 de Chite, la exposición clausura la I Edición de este centro de creación artística y da paso a la II Edición de la Residencia.

La financiación de esta II Edición regulada en esta convocatoria, se efectuará con cargo a los créditos presupuestarios del Ayuntamiento de Lecrín, Diputación Provincial de Granada y el Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la UGR año 2018.

Esta II Edición de la Residencia Artística ofrece un número máximo de 4 plazas para creadores, en régimen de alojamiento y manutención durante los días  de la estancia en residencia, además cada plaza estará dotada con ochocientos euros. Las bases de la convocatoria e información sobre esta se puede visualizar en la página web de la Residencia Artística.

Francisco Baena y Belén Mazuecos, serán nuevamente los responsables del comisariado de los proyectos que se presenten y finalmente sean selecionados. El Programa de la Residencia Artística José Guerrero tiene como finalidad el apoyo, promoción y estímulo de la creación artística emergente en base a los modelos del arte contemporáneo y en todas sus disciplinas. Para potenciar la vinculación de dicha obra con el pintor José Guerrero y su entorno en el Municipio de Lecrín, su difusión y el acercamiento a la ciudadanía y así poder financiar a personas creadoras y emprendedoras que promuevan y lleven a cabo creaciones artísticas.

Esta iniciativa hoy finaliza su I Edición y paso a la II con el deseo de que cada año se afiance un poco más y sea un referente por su particularidad y calidad. Siendo un trabajo del Ayuntamiento de Lecrín, en coordinación con la Facultad de Ciencias de la Educación, la de Bellas Artes y con el Centro José Guerrero.

Para Salvador Ramírez Góngora, Alcalde y Mª Eva Ruiz, concejala de cultura de la localidad,  “Lecrín en esta segunda edición, una vez más, está obligado a darse a conocer como uno de los espacios sentimentales de la vida de José Guerrero y ésta es una manera perfecta de cumplir esa tarea”. Ruiz explica que “desde el primer momento quisimos contar con creadores relevantes  del mundo artístico. Sabíamos que ellos enriquecerían nuestra propuesta. Con el apoyo de la Facultad de Ciencias de la Educación, Bellas Artes y del Centro José Guerrero”. La dirección del proyecto es de las profesoras de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la de Bellas Artes, Pilar Manuela Soto Solier y Ana García López y el coordinador Pedro David Chacón Gordillo. Soto, García y Chacón acogen con ilusión esta II Edición en un espacio como éste, que ofrece la posibilidad de fomentar la creación emergente conectando la identidad del lugar con obra  o Site-specific art de artistas que generan experiencias y emociones por y para este entorno multisensorial.

Hoy día 18 de abril, se abre el plazo para la presentación de proyectos hasta el día 15 de mayo de 2018, la resolución se publicará el día 1 de junio en la página web de la Residencia Artística. En septiembre los artistas dedicarán 15 días a la creación de una obra que quedará expuesta posteriormente a todos los visitantes.

Para más información o declaraciones: Pilar M. Soto - 647 23 96 01  -  Ana García - 659 23 15 83

ENLACES DE INTERÉS

SITIOS WEB DE COLABORADORES

 

 Miguel López Hurtado

 Pintor, Escultor, Diseñador

 y Maquetador del periódico

 

 Paco López Martín

 Escritor e Inventor de

 Juegos

 

 

 Eduardo M. Ortega

 Escritor

 

 

 Isidoro Villena Villena

 Redactor

 

 Miguel Vidal

 Periodista

 

 

Gabriel Padial

 Colaborador

En recuerdo de doña Josefa Maldonado (paduleña)

José de Haro

Me sitúo: año 1956. Mi padre, (QEPD) me necesitaba a tiempo total para ayudarle en las duras penas del campo. No tuve más alternativa tela de dejar la escuela en la que doña Josefa impartía sus clases a los niños y niñas de Marchena; de la Cuesta de la Valdesa, y de algún cortijo aislado de los alrededores.

Dicen que “cada uno cuenta de la feria según le va en ella”. Gran verdad. Para mí doña Josefa era una maestra ejemplar desde el punto de vista profesional y humano. Su interés por que aprendiéramos podía ser considerado vocacional y hasta obsesivo.

Muy autoritaria, eso sí, con el heterogéneo grupo con el que debía lidiar a diario. Algo asilvestrados los primeros; más dóciles y obedientes los segundos, esgrimía su autoridad con mano dura y castigaba a los más díscolos y traviesos sin contemplaciones.

En el “selecto” grupo de estos últimos me encontraba yo, que recibí severos castigos traducidos en colocarme de rodillas largos espacios de tiempo al final de la clase. Sin embargo no era éste el más temido. Cuando creía que lo necesitábamos, utilizada con frecuencia su instrumento favorito: una “palmeta” de buena madera cuyas dimensiones venían a ser de unos 75 cm de largo 5 de ancho y 2 de grosor; con la empuñadura adaptada a su mano; lo que le permitía usarla con fuerza y destreza. “Por la mano”._ Te decía. Y tú temiéndote los efectos, la encogías temeroso porque sabía las consecuencias: dolor y hormigueo durante horas. Ahora, eso sí; si era invierno, las manos permanecían “calentitas” largo tiempo.

Cualquier padre o madre de ahora pueden que pueda leerme más pensará: ¡”Pero qué barbaridad!.” Yo no consentiría que a mis hijos les castigaron así”!. Y quizás tengan razón. Yo le diría que juzguen con perspectiva. Normalmente, los niños y niñas de entonces debíamos ayudar en casa una vez terminada la clase… Ahora, afortunadamente, todo son facilidades: calculadoras, ordenadores, Internet, etc. Nuestras generaciones no tuvimos esa suerte. Se aprendía a la antigua usanza, aplicando un refrán que en la actualidad ha perdido su significado y vigencia: “la letra con sangre entra”. Eran otros tiempos…

 

Además, en la inmensa mayoría de los casos, nuestros padres, desgraciadamente, no sabían para ayudarnos. Quedaba en manos de los maestros la exclusiva responsabilidad de enseñarnos. Y a fé que lo hacían; como Doña Josefa, ejemplo de tesón y esfuerzo…

Así, por imperativo de necesidad, (ayudar a mi padre en las duras labores del campo), hube de dejar la escuela a los 13 años. Pero aquella maestra había dejado en mí, enseñanzas que solo con el tiempo sabes valorar y pese a los merecidos castigos que recibí de ella, no tengo por menos que ponderar la cuasi heroica labor que doña Josefa realizaba en tiempos difíciles como los que nos tocó vivir en nuestra infancia. Con ella y sus métodos, aprendí tantas cosas útiles y provechosas que me resulta difícil enumerar y que me han servido para mucho a lo largo de mi vida.

Si; era autoritaria. Nos tenía derechos como velas. Pero conmigo, travieso donde los haya mostro también su lado más humano. Quería a toda costa que estudiarse porque, pese a todo, creyó ver en mis cualidades para ello. Cuando cumplí 10 años propuso a mis padres que me dejaran ir a Granada para encaminarme de ingreso de bachiller. Mi padre no quería. Me necesitaba. En casa no había posibles para casi nada. Estudiar quedaba para los ricos…

Aquella maestra, con su tozudez y pesa su escaso sueldo, me pagó el viaje de ida y vuelta en el travesía hasta Granada. Me examiné del Instituto “Padre Suárez”… y no la decepcione. Ella me acompaño.

Su incruenta lucha con mi padre terminó perdiéndola. A él nada que reprochar; me necesitaba para el campo; no había dinero para costear estudios.

Para doña Josefa, mujer vocacional, recta y profesional donde las haya, mi más profunda admiración; mi gratitud más sentida. Sus castigos; sus “palmetazos” me supieron en múltiples ocasiones a música celestial.

¡Vaya por Vd doña Josefa!

Un alumno agradecido.

EL HUMOR DE ERNESTO

contador de visitas

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24