Así fue, así pasó

Desde la Casa Grande del Padul por Isidoro

Isidoro Villena

El día siete de Septiembre comentó el hombre del tiempo que la gota fría que se anunciaba, se adelantaba, por razones de la meteorología y ya nos dio buenas muestras de ello. Pero fue al día siguiente cuando la levantarnos nos encontramos con él. El cielo abrió sus puertas y el agua comenzó a caer como no lo habíamos visto en muchos años atrás, concretamente en Septiembre de 2007

Mucho ruido, truenos y relámpagos llegaron a meter el miedo en nuestros cuerpos, ya que habíamos visto demasiados destrozos en la televisión y llevando la ruina a la casas y familias. Aquí los paduleños nos acercábamos a la Rambla para que nos tranquilizara viendo su caudad, medio bajo. Tranquilidad después.

Pero si pudimos ver las fincas encharcadas, caminos destrozados y el crujido de los truenos seguían metiendo el miedo en nuestros cuerpos, pero esperanzados. Todo esto aportaba miedo y preocupación porque una cosa así es una desgracia y queriendo que lloviera, pero en orden y sin sembrar el pánico en las personas.

En la siguiente información del hombre del tiempo y cuando  la escuchábamos muy poco calmó ya que ya que se fue la luz. Sería un aviso?, pienso que sí, ya que cayó más agua de lo que puede acostumbrar a caer por esta época, y así encontramos que llegó a caer más de cuarenta litros por hora.

Aguas a parte, en Padul no han cesado los acontecimientos culturales y deportivos, aunque estos vayan incluidos dentro la cultura, con actividades en el polideportivo por el club de rugby  y el baloncesto, otros se desarrollaba en el Skatepark con esos jóvenes que van con sus bicis y en vez de rodar vuelan haciendo filigranas en el aire, eso es bonito, pero a uno se le ponen en la garganta las emociones y pensamos “veras el bofetón que se va a dar, aunque los que llevan los patines también “acojonan un poquillo”, pero la verdad es que yo disfruto mucho con ellos.

Se llevó a cabo la Gala anual de Deporte, esta fue en la Nave Feve y pudimos ver la cantidad de deportistas que dedican sus vidas a actividades sanas y que van destacando y es precisamente aquí don se les reconocen sus meritos como Bici BMX, balonmano, futbol sala, natación y los chicos de la espeleología, yo no me metería en una cueva ni anestesiado y ellos van tan felices a practicar su deporte favorito y bajo tierra.

Hubo nombramientos para reconocer el espíritu colaborador que algunas personas poseen y este fue el caso de Benjamín Rodríguez Fernández que se ha volcado con nosotros y colabora en las marchas solidarias del cáncer y la diabetes. Ha llegado a extremos de costear las paellas que nuestro Chef Diego Morales se encarga de hacer, pero allí ya está también Benjamín porque aparte de lo que pone y hace, pide a las marcas de patatas, aceitunas, coca, lolas, vasos, y una larga lista de productos que luego llegas a nuestros estómagos para recuperarnos del esfuerzo de subir…a la Atalaya y de bajar tan contentos.

Días antes se habían presenta en la Sala de plenos de Ayuntamiento las presentaciones del Pregón de la feria que se hizo por la Asociación de Mujeres la Casa Grande y en otra ocasión se presentó el Cartel, también, de la feria que ganó Jorge Alonso, este señor lleva viviendo varios años en Padul y posee un comercio comercio en la Plaza de España, la plaza de siempre.

Hablar de Diego Morales es como hacerlo de la bondad, entrañable que persona que por tener tan buen corazón se le iba a partir. Es una de esas personas que no suelen nacer todos días a lo mejor una o dos por siglo y que al nacer va orientado a hacer el bien allá por donde vaya. Su esposa Margarita debe ser una santa porque a veces lo ve por la noche o al medio día, pero no debemos preguntar ¿Dónde está?, no, la pregunta sería, ¿a quién estará ayudando a ahora?. No cambies maestro.

 

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24