Así fue, así pasó

Desde la Casa Grande del Padul por Isidoro

Isidoro Villena

Como ya habíamos escrito con anterioridad, con Junio llegaron los exámenes para los estudiantes y con Julio les llegaron las vacaciones,  pero entre  Julio y Agosto se reparten la salida a las playas o bien las toman de esa nueva modalidad que es salir a lugares que llaman la atención y disfruta de la multiaventura.  También se suele elegir una agencia de viajes que no sea muy cara y te lleve a algún rincón del país. He podido comprobar que por unos 350 euros pueden llevarnos a cualquier lugar y unos cuantos días, o sea, vacaciones las hay, pero… está claro que lo que la gente necesita es dinero y no consejos.

Desde que los árboles comienzan la floración se nos presentan dos problemas por los jardines de la estación ya que llegan las alergias a las personas, sensibles a este rechazo al polen. El otro problema son  árboles que producen la moras, porque cuando estas caen al suelo y las pisamos podemos dar un buen resbalón o bien quedarnos pegados al suelo.

Cuando aquí vivían los primeros pobladores árabes, estos se dedicaban a la producción de seda. Para ello hacía  falta cría de los gusanos de seda para después extraer los hilos de la seda de los capullos. Era un proceso muy lento pero sacaban grandes bolas de seda para hacer después sus vestiduras. En Turquia pude observar el desarrollo del proceso. En aquellos tiempos Padul destacó como un pueblo muy productor de la seda y de ahí permanecen morales centenarios que ha sido testigos pasivos de nuestra historia. Después de todo esto muchos paduleños criábamos gusanos de seda, unos eran más grandes y de ellos se sacaban los capullos más gordos. Los cambiábamos por bolas, otras veces los teníamos que regalar porque la madre nos regañaba, pero ahí siguen los árboles como testigos de lo que fue una forma de vida

 

En esta época el Ayuntamiento no para de organizar actividades para los jóvenes y los niños. Tiene el amigo Rodri sus hojas de ruta y deportivamente no se para y tanta diversidad como gustos haya. Este hombre es un valor en alza que tenemos en Padul y que esperamos que en algún momento sea su profesión el servicio al pueblo en una actividad-los deportes- y con unas infraestructuras que no nos superan ni pueblos más grandes que el nuestro.

La piscina funciona a tope aunque ha que reconocer que no se costea pero hay que mantenerla porque en todo el Valle no existe otra tan grande como esta.  Ahí aprendieron nuestros hijos a nadar y yo creo que también aprenden nuestros nietos/as.

Nos hemos informado de las actividades que lleva a cabo Miguel Angel desde su área de Juventud y hay que reconocer como se esfuerza para tener entretenido al personal. También sabemos que nuestro concejal Manuel Villena realizó un manifiesto de apoyo a la investigación contra esa terrible enfermedad como es el Cancer y reconoce todos los esfuerzos que miles de científicos e investigadores hacen para frenar esa plaga que nos puede quitar la vida y llevar el dolor a cualquier familia. Muy bien por Manuel, te apoyamos desde nuestro periódico. Ya, y hablando sobre investigación, están intentando los investigadores sacar al mercado una pastilla para que las personas diabéticas no tengamos que pincharnos y así nuestra enfermedad sea mucho más soportable.

Dentro de lo que son la feria y fiestas paduleñas, hemos ido recogiendo por ahí las opiniones que daban los paduleños sobre nuestra feria. Lo primero que criticaban era que no se hiciera la Trilla en verano, y que muchos de ellos comentaban que no se cubrían los presupuestos.

Igualmente se comentaba  que  la feria de los vendedores ambulantes volviera otra vez a la carretera porque en los jardines no hacen feria y resulta todo muy escondido y que si los vecinos de la estación se quejan, no llevan razón, porque ningún puesto tiene música para molestar. Dicho Queda.

Sobre el parque infantil detrás del Ayuntamiento escuche a unas madres que comentaban: Si el Ayuntamiento pusiera en el paso de peatones, que está en la entrada al mismo, una buena plataforma elevada los coches tendrían que parar a la fuerza y sería más segura esa entrada-salido. Escrito queda. Que se mantenga lo que bien iba. Dice el refrán: “que te conozcan en tu pueblo por el linaje y en el forastero por el ropaje”.

 

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24