Así fue, así pasó

Los bares del Padul, cierran sus puertas a la Feria y Fiestas

Desde la Casa Grande del Padul por Isidoro

Isidoro Villena

Van pasando los días de Agosto, lleno en su mayoría, con un calor asfixiante  que en las horas punta del mediodía subían hasta llegar a tener, en ocasiones, unos 40 grados o algunas décimas más. Así, y bajo ese calor, nada podemos hacer, o madrugamos para realizar nuestro deporte o cabe la posibilidad de hacerlo por la tarde y cuando el Sol haya desaparecido del “trocito de cielo paduleño, que en una canción llegaron a divertirnos los “Trianeros”.

Dentro de este cambiante  temperatura no tenía sentido el refrán que nos dice:”En agosto, frio en el rostro”, calor, mucho calor y no podemos decir que un solo día pudiéramos desfrutar del contenido del refrán. Pero dentro de lo que debía ser un tiempo cambiante nos hemos encontrado a puchos paduleños llegados de sus lugares de residencia y trabajo, los más destacados siempre eran los llegados de Cataluña que llegaban al pueblo se tiraban unos cuantos días aquí y luego volvían a sus  lugares de origen dejando las Alacenas vacías de los productos sacados de los sacrificios de  dos a cuatro cerdos que eran sacrificados por nuestros expertos matarifes, ya casi todos, también desaparecidos, y así surgieron los Rebaña orzas, hoy nada más lejos de la pura realidad.

Fuimos pasando Agosto, como un mes atípico ya que no dio pistas para que los cabañuelistas nos hicieran unos cálculos aproximados de cómo íbamos a tener el tiempo, bueno, malo ooo qué?, nada. Lo que si hemos visto es como el personal volvía a sus lugares de trabajo y al ir a echar un café ya había espacio para los de siempre, los que quedamos y, salimos poco. Lo que si tenemos son unos “guiris” que nos acompañan todo el año y se sientes aceptados y queridos por los paduleños. Nosotros tenemos que decir lo que somos; El Padul es un pueblo muy hospitalario y ya tenemos dentro de nuestro censo de población más de cien razas de personas que se sienten felices entre nosotros, que un día, también fuimos extranjeros buscando las habichuelas por esos pueblos europeos.

Tenemos escrito en nuestro borrador, que en tiempos pasados, poco lejanos, se trató de llevar la música y el arte a los diferentes barrios, pero hoy, somos testigos de lo que hablan nuestros ciudadanos, la gente en los barrios no van a ver a nadie, a los suyos. Tal vez sería bueno revisar el caso y volver a lanzar la Casa Grande como el Centro más cultural que tengamos los paduleños. Los proyectos se hacen, se pueden llevar a cabo y si no se les saca el  provecho esperado, esos proyectos se pueden reformar y volver a sus orígenes. Pero que sepan que la Cultura por los barrios ha dejado de funcionar.

Ahora vamos con la feria. Es bueno decir que desde bastantes días antes de que llegara, ya existía ese ambiente entre el personal, que nos dio alegría de ver los primeros puestos del turrón esperando abrir y los chavales ya se asomaban  a la explanada del Ayuntamiento para ver cómo iban llegando los feriantes. Cuando El Señor Alcalde encendió las luces del ferial, comenzó una feria larga y con dos cosas importantes, la primera de ella fue que “Los Bares de Padul Cerraron sus Puerta a la Feria”. Mal hecho, porque se lía un caos grandísimo, tal vez no deseaban ser los retretes de los feriantes, pero este año han faltado muchos bares para tanta gente.

Por otro lado desde el Ayuntamiento se le da cobertura a las cofradías y grupos sociales, sin cobrarles ni un euro, no pagan nada, pero a partir del medio día comienzan con esa música llamada “Música Bacalao” porque lo que interesa es echar cubatas fuera, que eso es dinero limpio que entra y cuanto más entre, más se reparten. Bien, todos deben ganar, pero y de nuestros mayores, ¿Qué?. Salimos a echar unas cervezas por la noche y nos tenemos que conformar con el chocolate con churros y a dar vueltas por la carretera hasta que el cansancio nos aburre. Este tema es muy delicado, la feria, señores del Ayuntamiento, debe de ser para todos y si no se les cobra nada por instalarse, que se lo piensen bien. Con los bares cerrados y en los demás sitios no tenemos cobertura, jamás se podrá decir que son las fiestas del Padul,  no, no no, de medio Padul.

Otro tema que se ha escuchado es el que hace referencia a suprimir la Elección de la Reina de las fiestas y Damas de honor. Esto es una locura, dicen los paduleños: que dijo un día un gran político: “No se pierdan Tradiciones, dijo un día un concejal, las cosas que son de Siempre las debemos de guardar… No lo olviden¡¡¡¡

Las fotos que se acompañan son; de las Camareras/os del Bar Elisabeht y la otra podemos ver a nuestros amigos Nicolás y Pepe, metiendo en Varas a  un muleto joven, y lo consiguieron.

  Directores: Fabienne y Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24