Así fue, así pasó

Desde la Casa Grande del Padul por Isidoro

Isidoro Villena

Atrás quedó Octubre, con sus fiestas y sus lluvias, aunque estas nos pillaron “de refilón”, y esa tormenta que llego de las Baleares a Valencia que parecía que se extendería hasta nuestras tierras, lo hizo, fue muy poco lo que duro, pero lo suficiente para que nos diéramos cuenta, de por donde se colaba en nuestros hogares, por ejemplo, algunas tejas mal encajadas y permitían ciertas filtraciones. Estas tormentas sembraron el pánico por todos los lugares por los que fue descargando. En la televisión pudimos observar como dejaba ruinas y penas a tantas familias. Nosotros también llegamos a tener miedo, y más aún, cuando nos dijeron en la tele que podíamos recibir tan desagradable visita.

Pero También nos llegó, sembrando ruinas por los lugares donde más tiempo duró. Pudimos ver como la Rambla, en obras, soportaba muy bien el paso de tan cantidad de agua como cayo y que incluso detuvo los trabajos en la misma.

Pero todo pasó y veíamos un tiempo cambiante, calor, frio, nubes, pero todo se fue estabilizando con esa sequía, que es preferible antes que el destrozo, pero esta, no siendo buena tampoco, nos dejaba pequeños chaparrones, que es lo que tristemente venimos viviendo por aquí. Recuerdo, de mis tiempos  de estudiante que el profesor de geografía e historia nos comentaba en clase que; según unos estudios realizados por la Unesco-referentes al tiempo, que para el año 2050 Granada sería tan seca en lluvias como Almería, por desgracia no tuvimos que llegar, esta sequía la estamos viviendo y padeciendo, y vaya como ejemplo, nuestro pueblo. Todos sabemos que hemos tenido una de las Vegas más ricas y productivas de todos los tiempos y que ahora, tristemente, es un secano que llega ya hasta la turbera del Aguadero. Deprimente, pero cierto. Eso ha sucedido 40 años antes de lo previsto.

Visto esto, nos vamos a referir a las obras de la rambla, están quedando preciosas y seguras como para llevar encausada toda el agua que pueda caer. Sobre esta podemos decir que el puente de la rambla que se ha hecho nuevo a la altura de la carpintería de los hermanos contreras se va a abrir al tráfico en poco tiempo, mientras que el del Bar des pescado ha durado 10 meses cerrado, creando un desbarajuste que en el otro no ha sucedido.

Escribiendo de todo un poco, Miguel Ángel, concejal de fiestas nos informó de que para finales de Octubre y desde el Ayuntamiento se estaban preparando actividades que iban dirigidas a todos los paduleños en general y para los pequeños en particular. Todo sucedió en  la Nave Feve y junto a los pequeños, ¿cómo no?, esas sufridas madres que realizan su labor con Sobresaliente 10, ya que están allí donde haya actividades para los pequeños.

También se llevó a cabo la “Fiestas de las castañas”. Ciento cincuenta kilos se consumieron y llegaron a faltar, porque  habiendo ambiente siempre habrá paduleños dispuestos a tomar parte aunque sea como simples mirones, pero allí estamos o estaremos. Este mismo día veíamos a los peques vestidos con los atuendos de Halloween, aunque también había más personas con sus disfraces porque este año no se hacía en la Casa Grande “La casa del terror”. Pero hablando de terror tenemos que ir obligadamente a escribir algo sobre lo que pasó la noche del Halloween, y se trata de que algunos jóvenes salieron por las calles y carretera lanzando huevos contra los coches que encontraban a su paso, y digo yo, deberían tener muchos huevos porque eso no se hace así como así. Es deprimente que en estos tiempos tengamos licencia para hacer todos lo que se nos antoje y no se respeten a la demás personas. Una diversión debe de ser sana y nunca a costa de fastidiar a los demás.

Y hoy, para terminar, hemos ido a votar y había momentos en los que se veía paduleños dispuestos a ejercer su derecho al voto, nosotros entre ellos. Después de tantos años sin poseer este derecho, debemos de ir a votar aunque se en BLANCO, pero se ha votado.

  Directores: Fabienne y Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24