La criatura misteriosa de Restábal

David Rios

Un prestigioso periódico de la época, se hacía eco en Madrid del suceso protagonizado por el canónigo D. José maría Ortega mientras cazaba en la sierra de Restábal, publicando la noticia cuya párrafos más interesantes se extraen a continuación:

“ En el mes de Junio último salió a cazar a la sierra de Restábal, en el Valle de Lecrín, provincia de Granada, el patriota y virtuoso eclesiástico D. José María Ortega, y a la entrada de dicha sierra mató un animal muy raro, cuyas señas son las siguientes: grande como un lobo, cabeza de gato, pero proporcionada al cuerpo, orejas también de gato, de figura cónica sus puntas, con un pincelito de pelo negro en ellas, ojos muy animados, bigotes idénticos a las cerdas de jabalí y barbas largas como las de un macho cabrío, la piel toda cubierta de pintas redonditas pardas y negras en muy buena simetría, su pelo suave, los brazos un poco más cortos que las piernas, pero más gruesos que los del lobo y semejantes a los del gato, angosto de barriga, cola corta y uñas muy largas...

...D. Manuel Sáenz Diente se avistó con los Sres. Jefe Conservador y catedrático de zoología de la Historia Natural, los que le acompañaron con la mayor política e interés a compararlos con los ejemplares que hay en dicho establecimiento de las diferentes variedades de tigres y linces que se conocen; y no encontrando una exacta analogía con ninguno de ellos, pues aunque conviene en muchas cosas con el lince, se diferencia en otras, principalmente en las barbas de macho cabrío, indicaron dichos señores sería ventajoso conducirlo al establecimiento. a lo que condescendió aquel pidiéndolo a su amigo Ortega; pero desgraciadamente fue en vano, porque no habiendo tenido en la sierra recursos para preservarlo de corrupción, mandó desollarlo y regaló su piel.

Habiendo después consultado el caso con otros curiosos naturalistas, todos han extrañado animal tan raro, sin fijar exactamente ninguno su nombre; por lo que, conceptuando si será una variedad de lince desconocida hasta hoy, tanto más extraña por haber aparecido en el mediodía de la Península, siendo su clima propio el del Norte, cuanto porque ni antes ni después se han visto en aquel país semejantes fieras, ha parecido oportuno manifestarlo al público por si por este medio puede llegarse a conocer y caracterizar este raro animal.”

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24