RUTAS DESDE NIGÜELAS

Circular de Cerro Alto

David Rios

Saliendo de la calle Nueva del Ayuntamiento, pasamos por la placeta del mercado para dirigir nuestros pasos hacia la Plaza de la Iglesia. Continuando por la calle Canalón, pasamos por la panadería y el molino de aceite medieval para en apenas 100 metros llegar a una bifurcación. Convenientemente señalizada, la calle de la derecha (denominada “de la Cuesta”) nos deja tras una corta y fuerte pendiente junto al cauce del río Torrente.

Tras vadear el río por la ancha plataforma de hormigón dispuesta a modo de puente, tomamos tan solo a unos 40-50 metros aguas abajo y por la margen izquierda, la pista forestal o carril que sube directamente hacia la sierra. La pista atraviesa en su tramo inicial el fondo del valle del río Torrente, una fértil vega con pequeñas parcelas (huertos) salpicadas de álamos, almendros, olivos y viñedos.

 

Dejamos a la derecha un primer ramal de acceso a los cultivos para, unos 50 metros más adelante, llegar a una segunda bifurcación donde tomamos un carril hormigonado, transitable por vehículos. Este carril lleva directamente a la cercana localidad de Acequias.

Este punto del recorrido es fácilmente identificable por el sonido que produce el agua de la acequia de riego que acompaña los primeros metros de este nuevo ramal.

Ascendiendo por el citado carril secundario llegamos al poco tiempo a los Llanos de Plúnez, una vasta extensión de cultivo de secano (almendros fundamentalmente) que linda por su borde superior con el Parque Natural de Sierra Nevada.

Tras llanear apenas una centena de metros la pista gira a la izquierda para cruzarse con la salida de un barranco. En esta curva se inicia además, ladera arriba, el camino de acceso a un cortijo.

Avanzamos por barranco siguiendo el lecho seco de su cauce, en un principio encajonado por ambos márgenes por la intensa acción erosiva que se observa a la salida del mismo.

Unos metros más arriba parte, del propio lecho de la rambla y hacia su margen izquierda, el sendero o camino de herradura que nos va a dejar muy cerca de la cumbre de Cerro Alto (1217 m).

Se trata de una senda bien definida que, ceñida a la línea que define el cauce principal del barranco, tras recorrer unos doscientos metros en un entorno de matorral y pinar de repoblación, abandona definitivamente el cauce (por la margen izquierda, en dirección sur) para conectarse con el itinerario circular que vamos a describir alrededor de Cerro Alto.

Una vez que llegamos a dicho punto de conexión con el sendero que pasa bajo los tajos de Cerro Alto (camino de herradura de Acequias a la sierra, entendiendo como tal a un camino antiguamente empleado por los campesinos para desplazarse a lomos de sus bestias) aprovechamos para tomarnos un pequeño respiro. El desnivel total desde el lecho del río Torrente hasta aquí es de más de 100 metros.

La excusión continúa por el sendero (o camino de herradura) hacia la izquierda, en dirección noreste. Ascendemos suavemente al principio, a media ladera, disfrutando de las vistas así como de la pequeña avifauna que se mueve entre los tomillos y las aulagas.

Al poco tiempo llegamos a un tramo algo más exigente, definiendo el trayecto cuatro curvas en zig-zag para ganar cota de forma rápida e interceptar finalmente el carril sin asfaltar que desde el río sube a la sierra (el que tomamos al principio de la excursión).

Estamos aproximadamente a la cota 1190, superando un desnivel de 170 metros desde el comienzo del itinerario circular al pie de los tajos de Cerro Alto. La distancia recorrida desde dicho lugar ha sido de unos 1100 metros (pendiente media del 15%).

Unos metros más arriba de donde el sendero que traemos se encuentra con el carril principal, cogemos la pista que lleva hacia la cuerda (línea divisoria siguiendo la cumbre y separando a la vez las dos vertientes) de Cerro Alto.

Tras llanear unos 250 metros nos encontramos con una bifurcación al llegar a un collado desde donde ya avistamos el Barranco del Pleito, prosiguiendo por la pista que baja directamente al cauce del barranco.

El carril por el que andamos, realizado durante las obras de corrección hidrológica del cauce del Barranco del Pleito, nos deja muy cerca de una pequeña lámina de agua embalsada por un dique. Poco antes, el trazado del carril se pierde definitivamente bajo toneladas de roca desprendidas de la ladera.

Buscamos ahora, unos escasos metros por delante del dique y oculto tras unas retamas de gran altura, el comienzo de un estrecho sendero. Hay que advertir de que se trata de un sendero no apto para personas con vértigo, de algo más de un metro de ancho, transitando por la margen derecha del Barranco del Pleito y suspendido sobre el vacío por su lado izquierdo. Bajo el sendero discurre una tubería procedente de un manantial para el abastecimiento de agua potable de la población de Acequias.

Como principales dificultades, exentas de peligro si se afrontan con precaución, hay que citar dos cortos tramos aéreos (de no más de 5 metros de longitud y con caída inferior a los 2 metros) y una escalinata de hormigón, con peldaños suficientemente anchos y protegida por la pared de roca en uno de sus laterales.

Caminando en silencio está garantizada la observación de cabras monteses, detectadas por la caída de piedras al fondo del barranco una vez que éstas inician su huida.

Atentos a los rastros dejados por la fauna, la presencia de excrementos en los bordes, cuando no en medio del sendero, indican el tránsito nocturno de mamíferos.

Una vez que se baja la escalinata, el camino -ya con mayor anchura- pasa junto a una primera caseta de registro de la tubería. Unos 400 metros más adelante nos cruzamos con una segunda caseta de registro, ésta más grande y con un murete de protección por detrás.

A partir de ahí, dejamos la tubería a la izquierda y giramos en dirección nor-oeste para buscar la prolongación del sendero. Aunque en un principio se haya perdido su trazado, éste es fácil de encontrar si se divisa la tercera caseta de registro que hay al inicio del pinar.

Retomado el camino, dejamos esta última caseta atrás y nos adentramos en un denso pinar. Estamos rodeando Cerro Alto por su falda menos abrupta, la sudoeste.

Tras andar unos 200 metros, el pinar acaba en un pequeño barranco procedente del cerro. Lo atravesamos, saliendo a un primer cortijo vallado con tela metálica en todo su perímetro, que dejamos a la izquierda.

Sin desviarnos de la dirección que llevábamos al salir del pinar, cruzamos los almendros para en las inmediaciones de la verja de acceso a un segundo cortijo, tomar el camino de herradura que une Acequias con la sierra (el mismo que cogimos al comienzo del itinerario circular).

Ascendiendo unos 500 metros por el citado camino, alcanzamos de nuevo el punto donde comenzamos el itinerario circular, al pie de la escarpada cara noroeste de Cerro Alto.

Desde aquí iniciamos el regreso a Nigüelas, volviendo sobre nuestros pasos por el trayecto que trajimos a la ida.

 

  Directores: Fabienne y Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24