Líneas quebradas

David Rios

Desplegada desde las cumbres de Sierra Nevada, almohada de la noche de estrellas, la suave manta se extendió de madrugada por todo el Valle, cubriendo campos y caminos. La esforzada caña apenar pudo soportar los envites del viento y la nieve, quebró su frágil silueta hasta besar el suelo.

Líneas que interrumpe la naturaleza con sus innegociables mecanismos. Líneas que también dan transporte a la  propia acción de la naturaleza, desde sus fuentes de energía renovable, como resultado de la evolución tecnológica del conocimiento. Capaces de quebrar el paisaje, sensible y estilizado como la caña vencida por su propia debilidad, que no indefensión.

La línea de nuestro horizonte ya fue invadida  por un ejército de imponentes columnas armadas de aspas poderosas, capaces de cizallar las nubes y someter los vientos. No tuvieron más remedio que formar parte del paisaje que, pese a todo, continuó siendo paisaje

 

Un nuevo batallón de torres eléctricas sin alma avanza, imperturbable, desde la capital granadina. Perfectamente alineadas, asidas por sus venas eléctricas de alto voltaje, suponen una seria amenaza para los atardeceres del Valle.

Con cada una de sus zancadas, plantan sus pies de hormigón sobre cultivos y proyectos personales, pero  a su vez  abren sus brazos metálicos para garantizar la comodidad y confort de lo que considero una parte muy importante de la naturaleza:  el ser humano en su esencia, con  sus necesidades y exigencias del día a día, deseoso de ofrecer a las generaciones venideras un futuro mejor, pero sin descuidar el presente.

Y ese presente se ha de fundamentar, a mi modesto entender, en la sabia conjunción de todos los intereses. Incluido por supuesto el del medio natural, que se manifiesta silenciosamente a través de cada una de las criaturas que sobrevuelan nuestros cielos, haciendo del Valle su forma de vida, territorio donde encontrar el sustento. Como el águila real de la fotografía, sorprendida sobrevolando el Barranco del Pleito rumbo a sus cazaderos habituales de Padul y Las Abuñuelas.

Del estudio pormenorizado del impacto visual de las distintas alternativas de trazado, de la implementación adecuada de los apoyos -analizando particularmente cada caso-, del escrupuloso respeto de la normativa medioambiental vigente -por ejemplo, el Real Decreto 1432/2008 establece medidas de mejora de visibilidad de los cables para evitar la colisión de aves-, y sobre todo del diálogo constructivo y buena disposición de todos los actores implicados, dependerá transformar la amenaza inicial en un proyecto sostenible,  que no comprometa las valores naturales del Valle, pero que a su vez ofrezca una buena oportunidad para el desarrollo y prosperidad económica de sus habitantes.

 

 

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24