Solo gana uno

Ramón Sánchez

 

Qué duda cabe que la noticia futbolística del verano, al margen del Mundial de Rusia, ha sido la salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid con dirección a Turín. Algo que hace poco tiempo se veía como imposible, pero que era vox populi en los ambientes deportivos madrileños.

Realmente, la ‘espantá’ del astro portugués se fraguó tras la conquista de la decimotercera Champions por parte del equipo blanco. Mientras la euforia era la característica predominante entre futbolistas y cuerpo técnico, llamaba la atención la ausencia de Cristiano, un tanto remiso en unirse al grupo, hasta el punto de que se alejó para hacerse unas fotos junto a su novia y su hijo mayor.

Por si fuera poco, cuando le pusieron un micrófono delante, sorprendió a propios y extraños al afirmar “que había sido muy bonito jugar en el Real Madrid”. ¿Quería decir que renunciaba a seguir vistiendo la camiseta blanca?. Estaba claro que así era.

 

Esta actitud sentó muy mal no sólo entre los aficionados, sino entre sus propios compañeros de equipo. La prueba está en que, en pleno Mundial, cuando se rumoreaba que Neymar podía ser el gran fichaje madridista, los ‘pesos pesados’ del vestuario, como Ramos, Modric y Marcelo, se deshicieron en elogios para con el brasileño sin acordarse para nada de su todavía compañero.

Uno, que por razones de edad, he tenido oportunidad de ver en acción al mismísimo Di Stéfano, no duda en colocar a Cristiano a la altura de don Alfredo al rememorar a los más grandes que han pasado por el club del Bernabéu. Sin embargo, el portugués tenía detalles de niño malcriado. Año, tras año, lloriqueaba: “No me quieren”, “No me pagan lo que merezco”, etcétera, etcétera, y tengo la impresión de que Florentino Pérez estaba hasta las narices de tanta jeremiada.

¿A quién beneficia este traspaso? Sólo el tiempo lo dirá, pero me temo que el agente del portugués, su multimillonario compatriota Jorge Mendes, es el único que sale ganando. De momento, se ha embolsado 11 millones de euros que le sirven para  confirmar que es el hombre que mueve los hilos en el fútbol mundial y más concretamente en el europeo.

Para la Juventus, la incorporación de Cristiano, a un precio bastante asequible teniendo en cuenta las cifras que hoy día se barajan en el mercado, supondrá un estímulo en su deseo de conquistar el título europeo, ya que en Italia su hegemonía es total y absoluta. Sin embargo, no hay que olvidar que dentro de unos meses, cuando el fútbol reemprenda su marcha, Ronaldo tendrá ya 34 años, y aunque no hay nadie que se cuide como él, es ya una edad bastante respetable.

Tampoco gana el Real Madrid, que pierde el estandarte del club en los últimos tiempos y un goleador como hay pocos. El dinero recibido no compensa en absoluto y lo único que puede aportar en el haber es desprenderse de un jugador que está ya en la última etapa de su carrera deportiva. De todas formas, ¿se han parado a pensar en lo mal que acaban las grandes figuras madridistas en su relación con el club? Apunten:  Di Stéfano, Raúl, Casillas, y ahora Cristiano. Algo digno de estudio.

La única duda que tengo es si Zinedine Zidane se marchó del club porque ya conocía el adiós de Cristiano y, ante las dificultades que se presentan en un futuro inmediato, prefirió abandonar. Porque, ¿cuál es la verdadera razón de que ‘Zizou’ dejara el Madrid? Algún día se sabrá la verdad. O no.

 

  Director: Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24