La acera de enfrente

Ramón Sánchez

 

El mes pasado comentaba las extrañas decisiones de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, decisiones avaladas en todo momento por un Florentino Pérez embelesado con el técnico francés. En esta ocasión, vamos a repasar lo que está ocurriendo, o puede ocurrir, en la acera de enfrente (futbolística, se entiende), es decir, en el Atlético de Madrid.

La entidad rojiblanca se prepara para afrontar una temporada que, sobre el papel, se presenta, verdaderamente complicada. Y es que Simeone se ve en la coyuntura de superar, o al menos mantener, el nivel de un equipo desprovisto de la armazón  que ha tenido en los últimos tiempos.

Escribo de memoria y a expensas de lo que suceda a última hora, que suele ser mucho, pero el argentino se verá privado de peones tan valiosos como Godin, Filipe Luis,  Griezmann, y Rodri, que se han venido a unir a Lucas y Gaby. Ello equivale a decir que hay que renovar a medio equipo, lo cual no suele resultar fácil.

Sin embargo, al contrario que los madridistas, los rectores rojiblancos están haciendo gala de un gran sentido común. Y ellos también buscan jóvenes valores, sin desdeñar, ni mucho menos, el mercado nacional. Así, han incorporado, o van a incorporar, a dos puntales de la pasada Liga como son Marcos Llorente y el central españolista, Mario Hermoso. Lo más curioso del caso es que ambos pertenecían al Real Madrid, que eludió seguir tutelándolos.

 

Además de ellos, vestirán la elástica rojiblanca otros jugadores menos conocidos, como el lateral brasileño Renán Lodi, proveniente del Atlético Paranaense; el veterano central (tiene 30 años) Felipe, del Oporto, y el argentino Nicolás Ibáñez, que venía jugando en el Atlético de San Luis. Sobre este trío el tiempo dirá si se ha acertado o no.

Mención aparte merece el más que posible fichaje del portugués  Joao Félix, sin lugar a dudas la perla futbolística europea, por el que suspiraban los mejores clubes continentales. Este jovencito, jugador del Benfica y que no cumplirá 20 años hasta primeros de noviembre, parece destinado a convertirse en la revelación de la Liga 2019-2020.

Al seguir bastante de cerca el fútbol portugués, he tenido ocasión de ver numerosas veces en acción a Joao Félix y siempre me pareció un fuera de serie. Dicen que el Atlético ha desembolsado 120 millones de euros por él, pero habida cuenta de las cifras que se barajan en el balompié europeo, no me parece una locura. Ni mucho menos.  A poco que se adapte al español, no tardará en sustituir a Griezmann, en los corazones de los aficionados que, semana tras semana, acuden al Wanda Metropolitano.

En fin, que tengo la impresión de que el Atlético de Madrid puede soslayar la difícil coyuntura en que se encuentra y salir airoso. De momento, a falta de algún que otro remiendo (¿Lucho Herrera del Oporto o Semedo del Barcelona?) está haciendo las cosas bien, con cabeza. No como otros que despilfarran fuera y rechazan lo que tienen en casa.

Por cierto, que en mi anterior artículo omití el hecho del fallido fichaje de Kepa Arrizabalaga por el Real Madrid. Todo estaba hecho y el club del Bernabéu iba a desembolsar 20 millones de euros por el actual titular en la portería de la selección española, pero…

Entonces entró en acción Zidane y dijo que no quería ese portero sin que alegara razón alguna. Nadie sabe el por qué, pero el caso es que el Athletic de Bilbao traspasó a Kepa al Chelsea por cuatro veces más, es decir, por 80 millones, lo que le convierte en el portero más caro del fútbol mundial.

Considerando el hecho de que ‘Zizou’ ha dispuesto que uno de sus hijos, el guardameta Luca pase a formar parte de la plantilla del primer equipo, ¿no resulta sospechoso que no quisiera saber nada de Kepa? Ahí lo dejo.

  Directores: Fabienne y Vitaliano Fortunio  -  Tlfno. contacto y para contratar publicidad: 666 64 78 24